OBGYN San Antonio - Ob Gyn Doctors

Uro ginecología – Prolapso uterino/vaginal

Servicios

Prolapso del órgano pélvico es la descendencia y posible abultamiento de los órganos pélvicos hacia la pared vaginal y que en ocasiones resulta en el abultamiento por medio de la abertura vaginal. Esto es a causa de la debilidad, extensión y desprendimiento de los músculos y ligamentos del suelo pélvico que ayudan a mantener los órganos pélvicos en su lugar (la vagina, el útero, la vejiga, la uretra, y el recto).

El prolapso del órgano pélvico tiene muchos nombres dependiendo en la parte de la vagina que este mayormente afectada. Algunos ejemplos incluyen: prolapso, prolapso vaginal, vagina caída, prolapso uterino, útero caído, prolapso de la vejiga, vejiga caída, cystocele, prolapso del recto, rectocele, recto caído, enterocel. Estos no son necesariamente sinónimos (ver tipos de prolapso).

Los síntomas varían. El más común es la sensación de un bulto en o por la entrada de la vagina. Algunos pacientes lo describen como una “bola,” “la cabeza de un bebe,” “un huevo,” o un “tomate roma” que sale por la vagina. Otros posibles síntomas incluyen: presión vaginal, dolor en la espalda baja, dolor vaginal, dolor durante las relaciones sexuales, vacío incompleto de la vejiga, urgencia urinaria y frecuencia, dificultad al evacuar, estreñimiento.

Existen opciones quirúrgicas y no quirúrgicas para el tratamiento del prolapso.


Tipos de Prolapso

Es común tener distintos tipos de prolapso al mismo tiempo y distintos tipos de prolapso pueden requerir de distintos tratamientos. Investigaciones, así como muchos expertos concuerdan con que la clave para mejorar el éxito en cualquier prolapso consiste en tartar el prolapso vaginal apical.

Prolapso Vaginal Apical

También se conoce como “prolapso uterino,” prolapso vaginal embodegado” (si no hay útero), “entrocele,” “útero caído” o “vagina caída.”

Esto ocurre cuando los ligamentos que apoyan en la parte de arriba de la vagina se debilitan y se estrían llegando al útero o a la parte de arriba (o manga) de la vagina “cae” y en ocasiones hacia afuera. Aun con los síntomas de abultamiento, si la vagina o el cérvix del útero es expuesto hacia “afuera” entonces esto puede causar ulceraciones.

Prolapso vaginal de la pared anterior

Esto También es comúnmente conocido como “cystocele,” “urethrocele,” cystourethrocele,” o “vejiga caída.” Ocurre cuando los ligamentos que brindan apoyo a la vagina anterior y la base de la vejiga se debilitan, que causa la “caída” dentro de la vagina. Puede causar síntomas urinarios como el vacío incompleto de la vejiga, frecuencia y urgencia urinaria.

Prolapso de la pared vaginal posterior

Esto También se conoce como “retocele” o “enterocele.” Ocurre cuando el tejido que Brinda apoyo a la vagina posterior y parte del recto se debilitan que causa “la caída” del recto hacia la vagina. También puede ocasionar síntomas defacatorios como el estreñimiento a tal grado de tener que colocar un dedo en la vagina o el recto para facilitar la evacuación.

Prolapso del recto

Es a causa del resultado de la falla del tejido en mantener el recto en su lugar que conduce al abultamiento del recto por medio del ano (no la vagina, que esto se considera prolapso de la pared vaginal posterior o “rectocele”).

En su principio, el prolapso del recto puede ser confundido con hemorroides. Es un tipo de tejido suave y de color rojo con forma de dona. Esto puede causar evacuaciones dolorosas, sangre o mucosidad en el excremento o ropa íntima, Pérdida del control intestinal.


Tratamiento para el prolapso del órgano pélvico

Aunque se pueden tomar ciertas medidas para disminuir el riesgo de desarrollar el prolapso (ver prevención del prolapso del órgano pélvico), existen dos tipos de tratamientos para esta condición:

  • Pesarios
  • Cirugías

Cirugías para el prolapso del órgano pélvico

En la cirugía reconstructiva pélvica no existe “una cirugía universal.” Existen cirugías múltiples que se pueden realizar para tartar el prolapso del órgano pélvico. Algunas de ellas son realizadas a través de la vagina y otras son realizadas a través del abdomen (cuando los médicos escogen esta última opción, lo hacen utilizando la laparoscopia y se utiliza una cámara e instrumentos a través de incisiones muy pequeñas). Esto puede incluir el uso de injertos sintéticos o biológicos (“malla”) o no. Esto puede tomar desde unos minutos hasta varias horas. La decisión sobre el procedimiento será basada en el área de la vagina que se encuentre mayormente afectada por el prolapso, en la severidad del prolapso, cuáles son los síntomas y una explicación detallada con nuestros médicos acerca de las ventajas y desventajas de cada uno de los procedimientos que ofrecemos.

Tipos de cirugía:

  • Suspensión del ligamento sacros pinoso
  • Suspensión alta del ligamento uterosacral
  • Sacrocolpopoexia
  • Reparación de la pared vaginal anterior
  • Reparación de la pared vaginal posterior
Reciba noticias del instituto